La Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (UNCAC), adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas en octubre de 2003, es el primer acuerdo multilateral que combate la corrupción, y que es vinculante legalmente para los estados firmantes, entre ellos Chile (desde octubre de 2006).

La UNCAC se divide en 71 artículos contenidos en 8 capítulos, que cubren 5 áreas principales: medidas preventivas, penalización y aplicación de la ley, cooperación internacional, recuperación de activos y asistencia técnica e intercambio de información.

¿Cómo se implementa la UNCAC?

La UNCAC establece normas que los Estados miembros deben cumplir para prevenir y evitar la corrupción, para que las instituciones cooperen entre sí y para que los activos sean devueltos a los países víctimas de la corrupción.

La Conferencia de Estados Partes (COSP por sus siglas en inglés), establecida en el Artículo 63 de la UNCAC y con sede en Viena, Austria, apoya a los Estados Partes y signatarios en la generación de políticas orientadas a implementar la UNCAC y promover la cooperación e intercambio de información entre ellos.

Entre sus cometidos, la COSP examina periódicamente la aplicación de la UNCAC por los Estados Partes, los que deben proporcionar información sobre sus programas, planes y prácticas, así como sobre las medidas legislativas y administrativas adoptadas para cumplir las obligaciones de la Convención. Esta sesiona cada dos años y adopta resoluciones y decisiones conforme a su mandato.

Para prestar asistencia y velar por la coordinación necesaria de la COSP, la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés) actúa como Secretaría de la UNCAC.

¿Cómo se sabe si un Estado está cumpliendo los compromisos suscritos en la UNCAC?

La UNCAC cuenta con un Mecanismo de Revisión de las medidas adoptadas por los Estados Partes, el cual consiste en un proceso de examen entre pares. Cada Estado Parte es examinado por dos pares, uno de ellos de la misma zona geográfica, seleccionados por sorteo en la COSP.

¿Cómo participa Chile en este proceso de examen de la UNCAC?

El primer ciclo de revisión de Chile, por parte de El Salvador y Ucrania, fue realizado entre los años 2010-2011, y consideró el análisis de los Capítulos III (Penalización y aplicación de la ley) y IV (Cooperación internacional).

El segundo y actual ciclo, a cargo de Jamaica y Uzbekistán, se inició el año 2015, y cubre los Capítulos II (Medidas preventivas) y V (Recuperación de activos). En este contexto se han desarrollado los siguientes hitos:

  • Enero de 2020: Chile, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, remitió a la UNODC el Cuestionario de Autoevaluación, documento que sirve como base para el proceso de examen y que incluye insumos de organismos públicos de esta Alianza que participan en el proceso.

  • Marzo de 2020: se realizó la primera teleconferencia con los países examinadores y funcionarios de la UNODC para establecer parámetros logísticos y aclarar dudas sobre el proceso. En esa oportunidad se acordó que el equipo examinador de Jamaica y Uzbekistán realizaría una visita in situ a Chile para entrevistarse con expertos gubernamentales designados para el proceso, y así constatar las medidas adoptadas por Chile para la aplicación de la UNCAC. Dicha visita no se pudo concretar, a raíz de la pandemia de COVID-19.

  • Abril de 2021: los países examinadores enviaron sus comentarios al Cuestionario de Autoevaluación de Chile.

  • Actualmente, la delegación Chilena está revisando los comentarios de los países examinadores recibidos en abril 2021 al Cuestionario de Autoevaluación, con el propósito de responder las dudas y complementar la información proporcionada en 2020.

  • Cabe destacar que en junio de 2020 Chile e Irlanda fueron seleccionados por sorteo como países evaluadores de España en este segundo ciclo de evaluación de los Capítulos II y V de la UNCAC. La delegación chilena, liderada por el Ministerio de Relaciones Exteriores, está a la espera del Cuestionario de Autoevaluación por parte de la delegación española para continuar con el proceso.